La Masonería es una institución Filosófica, Filantrópica y progresista, cuyo máximo objetivo es estimular el perfeccionamiento moral e intelectual de los hombres y pueblos; o – más escuetamente – es una escuela formativa de hombres.

– Es una asociación voluntaria de hombres, cuyo origen se pierde en la antigüedad, que actualmente agrupa a más de seis millones de miembros a lo largo y ancho del mundo Es un sistema de conducta ético y moral donde se aprende a dominar los vicios, las pasiones, las ambiciones, el odio y los deseos de venganza que oprimen al hombre. Es una Orden iniciática, esotérica, elitista y caballeresca, que practica la fraternidad y la tolerancia, que admite a todo hombre libre y de buena reputación, sin distinción de raza, religión, ideario político o posición social, exigiendo únicamente que posea un espíritu filantrópico y el firme propósito de tratar siempre de ir en busca de la verdad y la perfección.

Está basada en la creencia en un Ser Superior, o Dios, al que denominamos Gran Arquitecto del Universo, como principio y causa de todas las cosas. Es, o parece, rígida en sus principios, pero es tolerante con las personas y enseña a respetar las opiniones de los demás, aunque difieran de las propias, incitando a todos a la Tolerancia y la Fraternidad. Sus miembros aprenden sus preceptos en ceremonias ritualísticas, que siguen antiguos ritos, formas, usos y costumbres de los constructores de catedrales, utilizando las mismas herramientas como guías alegóricas. En las Logias se aprende a amar a la Patria, someterse a las Leyes, respetar a las autoridades legalmente constituidas, y a considerar al trabajo como un Deber esencial del ser humano. Trata de hacer un hombre bueno, un hombre mejor.

¿Qué no es la Masonería?

No es una asociación benéfica, aunque considere estas prácticas como un deber. No es una religión, ya que no impone a sus miembros una creencia religiosa determinada. Los Masones pueden practicar la religión de su preferencia, con tal que respeten las opiniones de los demás. No es una secta, no proclama ni admite dogmas de ningún tipo, respeta íntegramente las creencias de sus miembros y estos pueden abandonar la Masonería en cualquier momento que lo deseen. No es una asociación para obtener beneficios personales, ya que no procura a sus miembros ventajas en los negocios o en la política. No es una sociedad secreta, ya que no niega su existencia y cuáles son sus propósitos y finalidades y normalmente se encuentra inscrita en el Registro de Asociaciones de cada país, con los nombres y apellidos de sus dirigentes y la presentación de sus Estatutos. No es un círculo de estudios ni una escuela filosófica, ya que el trabajo en las Logias es solamente ritualístico, con arreglo y sujeción a los diferentes Ritos en los que trabaja la Masonería