• La Franc-Masonería no es un partido político sino una Asociación universal, que a nadie quiere gobernar y que, en vez de vínculos materiales, solo establece entra los hombres y los pueblos, lazos de orden ético.
  • La Franc-Masonería proclama la paz entre los hombres como el más alto y el más permanente de sus fines. En consecuencia, defiende el orden y respeta las leyes del país en que vive.
  • La Franc-Masonería, que aspira a que el Mundo sea regido y gobernado por la Razón, combate, en consecuencia, la guerra, todas las violencias y todas las coacciones.
  • La política instruye al ciudadano en sus derechos. La Franc-Masonería lo instruye en sus DERECHOS y en sus DEBERES.
  • La Franc-Masonería, no es una Asociación pública ni secreta, sino privada y discreta para el mutuo trato, el perfeccionamiento espiritual, la educación científica y artística y la investigación de la Verdad.
  • La Franc-Masonería, no cierra sus puertas a los católicos, ni a los protestantes ni a los judíos, ni a los mahometanos, ni a ningún militante de un credo religioso cualquiera, pero los quiere limpios de sus prestaciones y tan cuidadosos, por lo menos, de los que el hombre debe al hombre, como igual suyo.
  • La tolerancia es una virtud de la La Franc-Masonería, que la distingue esencialmente de todas las Asociaciones políticas y religiosas. Tiene carácter universal, puesto que la estimula y la fomenta en los hombres y en los pueblos. Nació con la orden y a medida que el masón avanza en grados se va identificando más y más con ella.
  • La Franc-Masonería, adjudica al hombre la plena responsabilidad moral de sus actos y hace a todos los hombres iguales y solidarios.
  • El fin primordial de la La Franc-Masonería, es el de unir a los hombres buenos, de tal modo, que ni las diferencias de religión, de raza, de credo político ni de intereses materiales, puedan separarlos.